Morilla Maria Norton.

Builders of a nation; a series of biographical sketches by M. M. Norton online

. (page 1 of 19)
Online LibraryMorilla Maria NortonBuilders of a nation; a series of biographical sketches by M. M. Norton → online text (page 1 of 19)
Font size
QR-code for this ebook


BUILDERS OF A NATION

LA OBRA NACIONAL FlLIPINA
Y SUS HOMBRES




M. M. NORTON




THE LIBRARY
OF

THE UNIVERSITY

OF CALIFORNIA

LOS ANGELES



GIFT OF

Clark J. Milliron






(V^s^^^^-cA^-.^fc^ ^ tS. c



E. C. McCULLOUGH & CO.,

Printers and Binders
Manila, P. I.




SKKC.IO OSMENA

Speaker of the Philippine Assembly



ERRATA



On the title page and on page 231 Dr. Robinson
should read Dr. James A, Robertson.

On page 237 Sefior Miguel Zaragossa should read
Senor Miguel Zaragoza.



Builders of a Nation

A Series of Biographical Sketches



By

M. M. NORTON



HISTORICAL SKETCH

OF PHILIPPINES

Mariano Ponce

LITERARY RESUME OF

TAGALOG PROSE AND POETRY
De los Santos y Cristobal

LECTURE ON THE

PHILIPPINE ASSEMBLY
Grcgorio Nieva

SHORT PAPER ON

PHILIPPINE UNIVERSITY
Austin Craig

SHORT PAPER ON

TABACALERA COLLECTION
Dr. Robinson



MANILA

PHILIPPINE ISLANDS



BY THE SAME AUTHOR

Gloria Victis, (a drama) - - - America

Verses from the Orient, (poems) - - - Manila

Kingdom of the Sea, (poems) - - - Manila

Songs of the Pacific, (poems) - - - Manila

Songs of Heroes and Days, (poems) - - - Tokyo

Outposts of Asia, (prose) - - - - Manila

Charity in the PhiHppines, (prose) - - - - Manila

Quills and Seals, (prose) - - - - Manila

Studies in Philippine Architecture, (prose) - - Manila



OS



uln X\\t liuing spirit nf Jna? iRizal.



fOHf lifp anb bratl|, Ijnatagpa to
tgnnranrr anJi taranng, brougI|t into
pxtHtfurp tl|p 3^ilttitun J^atimt, tiiia bnok
tfi afifrrtinnat^lii hf ftiratth by

Sfje Autl|0r



829301



AUTHOR'S NOTE

These articles were prepared, most of them, for the
daily press and appeared in the Cahlenews- American
throughout the year 1913. The stirring events of this
year, when the Filipinos have realized more deeply their
National destiny and have risen to assume new responsi-
bilities, seem to give a reason for the publication in book
form of these biographies of some of the leading figures in
the Philippines who have been and are shaping its history.

Manila, February, 1914.



THE PHILIPPINE ISLANDS

Written for the Merchants' Association Banquet given for Visiting
Congressmen, Hotel Metropole.

Castle and lion! Castile! Strength of an ancient domain I

Bars of red; Field of blue! Young blood, far purpose,

Eagles flight, presaging a grander refrain!

Past years, freedom and manhood mingled in strife

For the good and the new.

Proud isles, cities of seas, horizons vast as the blueT

Our escutcheon is strength and our faith is true!



d^



Rizal



Mabini
Apacible
Ponce
Osmena
Arellano
Del Pan
Kalaw
Torres



Aguinaldo
Llorente
Del Pilar
Palma
Mapa
Tavera
Villamor
Singson



Earnshaw



ARTS AND LETTERS

De los Santos Cristobal

De Veyra Luna

Guerrero Hidalgo

Apostol De la Rosa Enriquez

Zaragoza Francisco



INDEX

PAGE

Introduction - - - - - - 13-15

Historical sketch - - - - - 17-52

Mariano Ponce.

Literary notes - - - - - - 53-72

Epifanio de los Santos Cristobal.

Notes on the Philippine Assembly - - - 73-88
Gregorio Nieva.

Sketch of Philippine University - - - 89-92

Austin Craig.

Pardo de Tavera - 93-102

Mariano Ponce - - - 103-108

Doctor Apacible - - - 109-113

Judge Llorente - - - - - 114-117

Rafael del Pan - - - - - - 118-123

Rafael Palma - - - 124-130

Supreme Court - - - - 131-137

Sergio Osmefia - - - 138-152

J. De Veyra - - - - - - 153-158

Teodoro Kalaw 159-167

V. Singson Encarnacion - - - - 168-176

Ignacio Villamor - - - - - 177-185

Macario Adriatico - - - _ - 186-190

Monico Mercado - - - - - 191-196

Epifanio de los Santos y Cristobal - - - - 197-204

F. Guerrero - - - - - - 205-211

The Earnshaw Brothers - - - - 212-219

Gil Montilla - - - - 220-222

Philippine Library - - - - - 223-234

Fine Arts School of Phihppine University - 235-240



11



INTRODUCTION

The prenatal life of the Filipino Nation has its
roots in the earliest history, when the proud and
independent sea people roamed free afar the Pacific
and over their lofty mountains, then after hundreds
of years of foreign occupation, the Malay soul awoke
anew from dreams never quenched to a desire for life,
the life of an Independent Nation.

Rizal came, "in the fulness of time," as the liber-
ator. A witness of the highhanded methods of un-
scrupulous men, his poet soul was wrung even in early
youth and was already dedicated to the liberation of his
land.

All he was, was patriotism, all he thought was
patriotic.

Like Toussaint L'Ouverture, hke Kossuth, Uke
Patrick Henry he burned with a quenchless fire of
devotion to country which has inspired many and con-
sumed the chosen few, those great enough to crush
down all personal desire, in service for their country's
freedom, great enough to die as they have lived for
the same end.

Rizal's death is one of the sublimest of all the
overmastering dramas of history; none in profane
history for its simplicity, sublimity and depth can
excel it.

This death is one of the triumphs of history.
It meant the lifting of a race to the rank of those who
command the respect, sympathy and love of their
fellow men.

Many Filipinos, before that memorable hour,
but dimly understood the word "country," one, a mere
youth — and he was but one of many coming home from
the execution — wrote verses passionate with the first
birth of this dominating love.

13



14 BUILDERS OF A NATION

"But when the hour pleaded and died for has struck in
eternal spaces,

And at the cry of "Liberty" an arm of vengeance chal-
lengeth,

Up from thy burning soil "Liberty" the people are
calling,

Crying with muffled uproar, Uke the sound of the sea
in torment.

Before it rises in tempest.

The echo resounding, speaketh of redress and of battle,

From the hmits of earth with terrible clamor,

.Rusheth to the contest an armed host, athirst for blood-
shed,

Anxious for thy glory and fame and tightening about
the foe.

We see a routed Spain. *******

Who listens hears the cries of terrible unyielding combat,

Not a son who trembles, or turns in his fierce indig-
nation,

And at each onslaught his valor grows with the day,

For thy love is his inspiration, in the midst of the strug-
gle.

He presses on and his fury o'erleaps as a volcanic torrent!

And the voice of triumph sounds from thy land's far
limit,

She, Aurora, awakens at the sound of the musical
trumpet,

And the far vibrations of cannon in the distance tell

Thy coming redemption!

O, Manila, embedded in flowers, jewel adorning our
ocean,

Lift high thy glistening forehead, by sorrow bent and
darkened,

Dress thee in garments of splendor.

Come sit thee here, fair Sultana,

Here on thy shores free from sorrow, thy pain and
submission are over.

The heavens are rosy with Dawn,

The Dawn of to-morrow.



INTRODUCTION

Dream in peace, blest and bowed one, in our breast

confide
Thy affliction, from afar thy desire is coming.
Thy sacred hope awakens, thy to-day will be soon to-
morrow,
For we see a star, a star ascending, the star of freedom,
And its hght forever white and burning shall shine upon

us.
Living or dying."

Fortunately the light, not the darkness of that
epoch, for Rizal was a soul of light, filled the land,
and forgiveness for the Past overflowed and they arose
and stretched out their arms in hope, the hope born
even on that splendid dawn of the 30th of December.

The coming of the Americans brought the modern
world to their doors, and the public schools, the right
of voting and the beginning of a legislative life of their
own have led them onward and upward to this hour.



15



.1.


SOBRE FILIPINAS

MARIANO PONCE


:X.



La aparicion de un nuevo libro sobre nuestro pais
ha sido siempre mirada por nosotros con vivo interes;
este interes adquiere mayor calor cuando, como en el
case presente, el autor de la obra nueva es una extran-
gera ya conocida en nuestra repiiblica literaria, como
uno de los que nos estudian con amor y justicia y nos
juzgan al traves de un temperament© de bondad e im-
parcialidad: caso este de que encontramos muy pocos
ejemplos.

Miss M. M. Norton, lleva publicados ya varios
volumenes, unos en prosa y otros en verso, sobre Fili-
pinas. Alma generosa y bondadosa, ha tratado siempre
nuestras cosas con carino y afecto, dentro de un criterio
justo y razonable. Por eso leemos siempre con placer
tanto sus versos como sus prosas.

En el presente libro trata esta eximia escritora de
presentar a los pueblos que hablan el ingles un grupo
de nuestras personalidades representativas, que han con-
tribuido y contribuyen, de uno y de otro modo, al desa-
rrollo de las ideas democraticas y de progreso en nuestro
pais.

Es muy satisfactorio decir que esas ideas no han
nacido hoy en la mente de los filipinos. Se arrancan
desde muy atrds y han ido desenvolviendo paulatina-
mente durante varias generaciones, hasta llegar al es-
tado de completo desarroUo como son al presente.

De nada nos hubi^ran servido las modernas ense-
nanzas democrdticas si no hubiesen encontrado un te-
rreno preparado por el trabajo de las generaciones pre-
cedentes. Esa preparacion no se improvisa, y la semilla
se hubiera malogrado a no haber encontrado abierto el
surco.

Podriamos seguir, por ejemplo, la trayectoria que han
tornado esas ideas, desde los primeros aiios de la centuria
decimo-nona, por no ir mas atras, hasta nuestros dias.

17



18 BUILDERS OF A NATION

En ef ecto ; cuando a principios del siglo mencionado,
Napoleon Bonaparte invadi6 Espafia, los espaiioles opu-
sieron resistencia formidable y decidida, haciendo re-
troceder al coloso en su carrera de triiinfos por Europa.
Espana, nuestra antigua metropoli, se propuso enton-
ces verter la ultima gota de su sangre para defender su
independencia y libertad. Filipinas se ha sentido con-
movida ante esta actitud noble y heroica, y se resolvio
unirse a su metropoli para participar de su suerte.

Fue en esta epoca cuando aparecio un folleto titu-
lado "Proelama historial que para animar a los vasallos
que el Senor Don Fernando VII tiene en Filipinas a
que defiendan a su Rey del furor de su falso amigo,
Napoleon, primer emperador de franceses, escriue, de-

dica e imprime a su costa Luis Rodriguez Varela

Sampaloc, 1809."

El filipino Rodriguez Valera, por el hecho de enu-
merar los privilegios que las leyes concedian a los nati-
vos y por ser filipino, fue tachado de laborante y fili-
bustero encubierto, a pesar de mostrar ardiente entu-
siasmo por Espana en aquellas criticas circunstancias.
Valera era autor, ademas, del "Elogio a las provincias
de los reinos de la Espana europea," "Elogio a las mu-
jeres de Espana" y 'Tarnaso Filipino." Pasando el
hervor de las pasiones engrandadas por la lucha, pode-
mos hoy juzgar los sucesos a la luz de la razon fria, y
no encontramos motivos para dudar de la sinceridad
de Rodriguez Valera al excitar a los filipinos a que se
uniesen con Espana en aquellos momentos dificiles.

Era verdad que el huracan del separatismo que
empezaba a desfogar sobre la America latina no dejaba
de enviar sobre nuestro ambiente alguna rdfaga, algun
soplo; pero ello no ha sido bastante a hacer encarnar
en las inteligencias, de un modo difinitivo y claro el
ideal de la independencia, cuyo desarrollo y raadur^z
exigiaii tiempo aun.

Se puede, pu6s, afirmar que de los entusiasmos
espanolistas de Rodriguez Valera participdba el pafs.



SOBRE FILIPINAS 19

No han dejado de apreciarlo asi los nuevos poderes
metropoliticos, y en consecuencia, el Supremo Consejo
de Regencia de Espaiia e Indias, en nombre del rey
Fernando VII, por decreto de 14 de Febrero 1810, ''con-
siderando— dice— la grave y urgente necesidad de que
a las Cortes extraordinarias que han de celebrarse in-
mediatamente que los sucesos militares lo permitan,
concurran diputados de los dominios espanoles de Ame-
rica y Asia, los cuales representen dignamente la vo-
luntad de sus naturales en aquel congreso, del que han
de defender la restauracion y felicidad de toda la mo-
narquia", ordeno la concurrencia de los representantes
de Filipinas, en union de los de las colonias de America
latina en las Cortes mencionadas.

El mismo rey Fernando, en alocucion impresa ha-
cia 1819 y dirigida ''a los habitantes de Ultramar",
invitaba a sus subditos del otro lado de los mares a que
nombren sus representantes en Cortes, para, "reunidos
los padres de la patria, salvar al Estado, fijando para
siempre los destinos de ambos mundos."

Han tenido lugar en aquella epoca varias eleccio-
nes para diputados a Cortes y diputados provinciales,
precedidas de las indispensables campafias y luchas
en que chocaban las ideas y las opiniones, brotando
chispas y luces en no pocos casos, e iniciando a los fili-
pinos la vida politica. Merece leerse el discurso que el li-
cenciado Jose de Vergara, diputado electo por Manila para
las Cortes ordinarias pronuncio el 19 de Sept. de 1813.
El 17 de Abril del mismo aiio de 1813 quedo pro-
clamada en Manila la Constitucion de la monarquia
espanola que se promulgo en Cadiz en el ano anterior
de 1812, y fue acogida con delirante entusiasmo por
los filipinos, por lo mismo que les concedia muchos de-
rechos de que jamas habian disfrutado. Los filipinos,
gracias a esta circunstancia, se iniciaron a la vida cons-
titucional.

A fin de preparar al pais a este nuevo estado de
derecho y para que resulten mas eficaces para nuestro
progreso los beneficios que trae consigo el regimen cons-



20 BUILDERS OF A NATION

titucional, unos cuantos filipinos dotados de espiritu
publico decidieron organizar agrupaciones que instru-
yeran al pueblo y lo pusieran a la altura de las cir-
cunstancias.

No eran estas agrupaciones verdaderos partidos
politicos, como los que hoy tenemos, pero si grupos
de ciudadanos propagandistas. Entre estos podemos
citar a Luis Rodriguez Valera, autor del "Proclama his-
torial", antes mencionado y del "Parnaso Filipino"
Regino Mi j ares, el capitan Bayot, el abogado Mendoza,
el factor de la Compama de Filipinas Jose Ortega; Jose
Maria Jugo que era un eminente jusrisconsulto y agente
fiscal'de^lo{civil en la Audiencia de Manila; el acauda-
lado comerciante de Manila Domingo Roxas y otros
muchos.

For lo mismo que estos filipinos sostenian ideas
avanzadas, eran mal mirados por los elementos con-
servadores y retrogados que querian mantener al pais
en un estado de perpetua infancia.

La lucha quedo entablada entre dmbos elementos.
Los filipinos tenian que pasar por mil vicisitudes, apurar
muchas amarguras, y sufrir muchos dolores, durante
largo espacio de anos, hasta ver triunfantes sus aspira-
ciones. Tenian que luchar contra las preocupaciones y
los prejuicios; contra la tradici6n, los intereses egoistas
secularmente establecidos de ciertas entidades 6 insti-
tuciones; contra la ignorancia y el fanatismo de su pro-
pio pueblo. Tenian que ir sucediendo las generaciones
para ir continuando la lucha, eslabonandola hasta con-
ducirla a la victoria.

Largo y escabroso era el camino, y los enemigos
se encargaban de sembrarlo de mayores dificultades
cada vez.

Pero los filipinos se di^ron cuenta desde un prin-
cipio de que su causa entrana la vida 6 la muerte para
el pais, y decidieron defenderla a toda costa, conven-
cidos de su justicia, porqu6 era la causa del progreso
y de la civilizacion.

Las carceles, las deportaciones, las persecusiones
inicuas, los mismos abuses del poder, solo Servian para



SOBRE FILIPINAS 21

afirmar mas y mas en el corazon de los filipinos la tena-
cidad del empeno.

Para apreciar el efecto que producia en la opinion
la campana de los patriotas que hemos mencionado,
basta el citar el siguiente hecho:

Cuando el gobernador general Juan Antonio Mar-
tinez vino al pais para tomar posesion de su cargo el
30 de Octubre de 1822, habia traido consigo un buen
numero de oficiales peninsulares, para sustituir eon ellos
a los muchos oficiales filipinos que Servian entonces en
los regimientos de Filipinas.

A Martinez le hicieron creer, cuando se embarcaba
para Manila, que los oficiales nativos eran desleales e
indignos de confianza, indicandosele la necesidad de
que fuesen sustituidos por peninsulares, y a esto obe-
decia la venida de los mismos.

Como era de suponer, los oficiales filipinos no fban
a ver esto con buenos ojos. Se les inferia la ofensa de
dudar de su lealtad y se les postergaba en sus ascensos.

Hubo reuniones, cambios de impresiones para ver
como iban a defender los intereses de la clase a que
pertenecian, pues se sentfan ya con personalidad politic^.

Las suspicacias y los recelos hicieron ver en esto
a las autoridades alguna tenebrosa conspiracion contra
la integridad nacional, y bastaron las meras sospechas
para que fuesen deportados a Espaiia bajo partida de
registro el 18 de Febrero de 1823 a una infinidad de ciu-
dadanos filipinos, entre los que figuraban Domingo
Roxas, Jose M. Jugo, Rodriguez Varela, el abogado
Mendoza, Regino Mijares, Jose Ortega, el capt. Bayot,
Figueroa, F. Rodriguez, el sargento mayor Dieste y los
capitanes Cidron y Gomez.

« Notese que los disgustos se circunscribian dentro
de los circulos militares, y sin embargo, muchos de los
deportados por aquellos sucesos no tenian nada que ver
con la milicia. Era que se empledba ya entonces el
procedimiento de ehminar a los no deseables aprove-
chandose de cualquier acontecimiento, no importando
nada que estos hayan tomado o no parte en 61.



22 BUILDERS OF A NATION

Y se estremaron tanto las medidas de rigor contra
determinados elementos, como era el caso de capitan
Andres Novales, que, acosado, compelido, se decidio por
fin a levantar bandera de rebelion.

No hemos Ilegado a ver claro si Novales toco el
resorte del separatismo al ponerse frente a aquel mo-
vimiento sedicioso; lo que parece indubitable es que solo
se consiguio sofocarlo mediante gran esfuerzo; pues,
Novales consiguio ganar a su causa a unos 800 soldados.
que se posesionaron del cuartel del Rey, del Palacio Real
y del Cabildo, teniendo presos a muchos jefes, oficiales
y sargentos espanoles: toda la plaza era suya, a excep-
cion de la Ciudadela de Santiago y del parque de arti-
lleria.

Por ultimo, el fusilamiento de Novales y algunos
oficiales que le secunddron dio fin a aquellos sangrientos
sucesos.

For aquellos dias, Espana atravesdba una situacion
dificil.

Las exageraciones de los exaltados politicos libe-
rales, por un lado, y por otro la aversion con que siempre
ha mirado Fernando VII el regimen Constitucional,
tenian completamente comprometida la libertad, cuya
conquista costo grandes sacrificios.

Contribuyo a hacer mas dificil la situacion poli-
tica de Espana, la conducta de los diputados america-
nos, que, amparados por la inmunidad parlamentaria,
plantearon en las mismas Cortes espanolas la cuestion
de la independencia de aquellas colonias. Era esta
cosa tan delicada que el mero hecho de tocarla, produ-
cia conmociones.

Obedecia esta conducta de los diputados ameri-
canos a un fin premeditado, como se manifiesta en las
siguientes palabras del diputado por Yucatdn en las
Cortes de 1820-21 y agente despues de la revolucion Ame-
ricana, Lorenzo Zabala; "Los diputados americanos —
decla; — testigos de los efectos prodigiosos que habfan
hecho en America los discursos de sus predecesores de
1812 y 1813, no crefan poder coadyuvar a la causa de



SOBRE FILIPINAS 23

su pais de una manera mas eficaz que promoviendo en
el seno de las Cortes cuestiones de independencia, que
presentasen a sus conciudadanos lecciones y estimulos
para hacerla. '\Ensayo historico de las revoluciones de
Mejico desde 1808 a 1830, por Lorenzo Zabala: Paris,
1831.)

Los movimientos revolucionarios que en distintos
puntos de America se iniciaron han contribuido pode-
rosamente a que se adoptase en la metropoli una poli-
tica regresiva, con respecto a las colonias. Han pro-
porcionado motives a Fernando VII, el que no necesitaba
tenerlos; para privarlas de las garantias y privilegios
constitucionales, haciendo que sean gobernadas por
leyes especiales, sin derecho a ser representadas en las
Cortes.

Fue un gran paso hacia atras en lo que respecta
a la conquista de derechos politicos; pero un avance en
lo relativo al progreso de las ideas, que iban ganando en
experiencia ante los acontecimientos.

Los mismos espaiioles en su afan de sofocar por
cualquier medio toda manifestaci6n de la opinion, por
lo mismo que conocian la enormidad de sus propias
culpas y temian la censura de la conciencia piiblica,
no hacian otra cosa que avivar el fuego y dar pabulo
al descontento popular.

Para ilustrar este aserto hemos de llamar la atencion
del lector hacia un suceso acaecido en 1843. En este
ano tuvo lugar una sublevacion militar, provocada por
las torpezas del gobernador general Marcelino de Oraa
Lecumberri.

Vamos a dejar la palabra para el relato de este he-
cho historico, a un agregado a la mision francesa en
China que ha viajado por Filipinas a raiz de aquellos
sucesos, M. Jules Itier, cuyos datos le habian sido pro-
porcionados por uno que se vio envuelto en los procesos
que se formdron por este motivo, el Sr. Inigo de Azaola
(Assaola escribe Itier), que ha estado acompaiiando a
este en varias excursiones. He aqui sus palabras, tra-
ducidas del f ranees: "He deseado vivamente conocer



24 BUILDERS OF A NATION

lo que habia en la enigmdtica sublevacion de los regi-
mientos tagalos de Manila en 22 de Enero de 1843, y
he aprovechado la ocasion para pedirle (a Azaola) acla-
raciones sobre el asunto.

"La fiesta de S. Jose, me respondio este, habia
reunido en Litao, provincia de Tayabas, una gran
afluencia de indigenas, contra la voluntad expresa del
alcalde mayor y del cura, que pretendieron oponerse a la
celebracion de esta fiesta. El alcalde se puso a la ca-
beza de sus alguaciles y quizo conseguir por la fuerza
lo que sus palabras y requerimientos impotentes no han
logrado. La muchedumbre no opuso, sin embargo,
mds que una resistencia pasiva; pero el alcalde, de tem-
peramento violento, no pudo contenerse y se arrojo sobre
los indios apaleando rudamente a todos los que tuvo
a su alcance. Fue en esta confusion cuando recibio un
golpe. ^Quien le dio? Nadie lo sabia; pero el golpe
fue mortal. A la noticia de esta desgracia, debida a la
extremada imprudencia de la victima, el gobernador
general Oraa (Itier escribe Oxaa) entro en furor y no
queriendo ver en este hecho mas que el comienzo de un
levantamiento contra la metropoli, levantamiento que
jamas seria bastante castigado severamente, ordeno el
envlo de 500 hombres de infanteria contra los preten-
didos sublevados de Litao. El pueblo fue bloqueado
durante la noche y su poblacion degollada: 1400 perso-
nas de todas edades y sexos pagaron con su sangre la
muerte accidental del alcalde.

"Los soldados tagalos de la guarnicion de Manila
tenfan muchos parientes y amigos entre las victimas
y sintieron un odio violento contra el gobernador ge-
neral que ordeno aquella horrible carniceria. Muchos
actos de crueldad y tirania acrecentd,ron este odio, ha-
ciendo nacer proyectos de venganza, cuya ejecucion
se difirio hasta el 22 de Enero de 1843. En este dia,
muy de mafiana, los regimientos tagalos, teni^ndo a su
cabeza algunos oficiales y sub-oficiales del pais, tomd-
ron las armas y se apoderdron de la Ciudad de Manila
sin resistencia. El grito de guerra ^ra: Muera Orda!



SOBRE FILIPINAS 25

'Tero sin plan de ataque y privados de una direc-
cion general, estas tropas tuvieron momentos de vacila-
ciones que han dado tiempo a la artilleria espanola a
reunirse para contener sus ataques. Pasado el pri-
mer impetu, estos pobres soldados se dejaron desarmar
como timidos corderos. Buen niimero de ellos fueron
fusilados y el orden se restablecio. Mas el gobernador
general Oraa, en vez de ver en este acto de rebelion
una respuesta a la carniceria de Litao, se esforzo en hallar
en el una conspiracion que tenia por objeto la indepen-
dencia de Filipinas. Por medio de esta combinacion el
quizo, por un lado, ponerse a salvo de la censura de ha-
ber excitado con sus violencias a las tropas tagalas, y por
otro, abrogarse el papel de Salvador de una colonia que
habia intentado sacudir el yugo de la metropoli. En su
egoismo, ciertamente, el puso a un lado el efecto moral
que no podia dejar de producir semejante hecho.

"Proclamar que las tropas tagalas se habian suble-
vado a la voz de independencia nacional, era darles la
idea de como deberia hacerlo para otra vez; era indicar-
les un fin noble y grande; era decir a los enemigos de
Espafia lo que deberian hacer cuando llegue la ocasion,


1 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19

Online LibraryMorilla Maria NortonBuilders of a nation; a series of biographical sketches by M. M. Norton → online text (page 1 of 19)