Copyright
Rodolfo Rivarola.

Del régimen federativo al unitario; estudio sobre la organización política de la Argentina online

. (page 1 of 24)
Online LibraryRodolfo RivarolaDel régimen federativo al unitario; estudio sobre la organización política de la Argentina → online text (page 1 of 24)
Font size
QR-code for this ebook


rs^


!lV3




O




^S


ulmJ l4U» ^FH


i



'^L



/:'



^>i



DEL REGIMEN FEDERATIVO AL UNITARIO



Publicaciones del mismo autor



Codigo de Procedimientos en materia criminal para la Provincia de

Corrientes, en colaboraci6n. — Corrientes, 1882.
La centralisaeidn de los tribunales de la Provincia de Buenos Aires.

—Buenos Aires, 1887. p. 50.
Critica de lapena demuerte en el C6digo Penal Argentino. — Buenos

Aires, 1888, p. 43.
Ctiestiones sobre la gracia en el C6digo Penal. — Buenos Aires, 1889,

p. 19.
Exposicidn y critica del C6digo Penal Argentino.— Bvi&T^os Aires, 1890.

3 vol. in-8°.
Proyecto de Codigo Penal para la Republica Argentina, precedido de

una Exposici6n de motives, en colaboraci6n. — Buenos Aires,

1891, p. 464.
Nacionalidad de la argentina casada con extranjero. — Buenos Ai-
res, 1894, p. 29.
Lajusticia en lo criminal. — Buenos Aires, 1899, 1 vol. in-8" p. 253.
Simplificacidn de los procedimientos judiciales en la Provincia de

Buenos Aires. — La Plata, 1900, folleto in-4o, 16 p.
Origenes y evoluddn del derecho penal argentino. — Buenos Aires,

1900, p. 34.
Instituciones del derecho civil argentino. — Buenos Aires, 1901, 2

vol. in-80.
Un partido sin caudillos. Conferencia en la fundaci6n del Partido

Democrata, 1901.
Partidos politicos unitario y federal. Ensayo de politica. — Buenos

Aires, 1905. p. X, 126.
Vn nuevo aspecto de la cuestidn universitaria, 1906, p. 23.
Bases y anteproyecto de un Cddigo Penal para la Republica Argenti-
na (Parte General), 1906, p. 23.
Proyecto de Cddigo Penal para la Republica Argentina, en eolabo-

raci6n, 1906.
La Facultad de ciencias juridicas y sociales de la Universidad Na-

cional de La Plata, 1906, p. 129.
Solidaridad universitaria, dos discursos en C6rdoba, 1907, p. 14.
La Justicia de la Capital. — Unificacibn de los f ueros federal y or-

dinario, 1908, p. 54.



RODOLFO RIVAROLA

LI



Del regimen federative al unitario



E8TUDI0 SOBRE LA ORGANIZACION POLITICA
DE LA ARGENTINA






BUENOS AIKES
213641 — Talleres de la Casa Jacobo Peuser

1908






NANNINA



BIT



26 DE JULIO DE 1908

A,



658



Dans la societe comme en soi-
meme, I'homme con^oit et veut
runite : son sens philosophique est
cheque par toute conduite qui tend
a la dissolution et a la ruine de
I'ensemble, a la realisation du de-
sordre, de la multiplicite sans loi
et sans regie.

(A. Pouill6e. Morale des id6ea
forges, p. 186).



Este libro aspira a promover la discusion del
dogma federalista, que vive en la creencia de los
argentlnos. Dogma que se discute perece, y el
federalismo argentino perecera.

La palabra federacion ha perdido ya su acepcion
etimologica; solamente la unidad expresa a la vez
el orden, la fuerza y la justicia.

La solucion parcial 6 transitoria de nuestros
problemas de organizacion institucional, f ue prece-
dida 6 acompafiada por actos violentos. Muchos,
convencidos del fracaso de las instituciones fede-
rales, temen suscitar el debate de la Constitucion,
porque ven todavia en el horizonte los resplan-
dores rojizos de la lucha entre federales y uni-
tarios. Pero no seran nunca los esfuerzos del



—. VIII



estudio y de la meditacion, culpables de mayores
males que la actual siraulacion del regimen repu-
blicano, representativo, federal. Podran, al con-
trario, atenuarlos, si hubieran de producirse, mos-
trando que la mejor politica y administracion del
pais, deberan imponerse por la razon y no por la
violencia.

.Una advertencia mas. El asunto del libro ha
obligado al autor a ocuparse de sucesos y hom-
bres contemporaneos. Lo ha hecho en el mini-
mum requerido por su tesis ; y si declara que ha
emitido sus juicios con entera independencia, afir-
ma a la vez que no le ha movido antipatia alguna,
ni el mas remoto sentimiento agresivo. Los mis-
inos a quienes pudiera afectar cualquier aprecia-
cion suya, encontraran aqui una excusa suprema :
la fuerza de las cosas.



f ISriDIOE



Pig.

En lugar de Prologo xnc

CAPlTULO I.
El eqniToco del federalismo argentiuo.

1. Federaci6n de « claras nociones* j' federaci6u «vagay absurda >.
— 2. Como naci6 la f ederaci6n «vagay absurda*.— 3. Primera
Constitnci6n de la Provincia de C6rdoba como Estado libre i
independiente.— 4. Bustos yel Gobierno Xacional de 1826. —
5. Motive del alzamiento de Bustos. — 6. C6rdoba y el federali.s-
mo bajo el gobierno deD. Manuel L6pez. — 7. ElC6digo Cons-
titncional de C6rdoba de 1847. — 8. La organizaci6n de Estados
independientes parti6 de C6rdoba y no de Buenos Aires 1


CAPtTTJLO n.

La •* olig-arqnia ", segdn los constitajentes de 1853.

1. Federaci6n bieii entendida, peaima 6 intolerable. — 2. « Oligar-
quia » snpuesta por los constituyentes, y nombrada por ellos
y por la prensa actual. —3. Qn6 entendieron los constitujen-
tes por oUgarquia. — 4. La fedesaci6n nortcamericana no tuvo
el peligro de la « oligarquia ». — 5. Cuestiones que surgen de
las oonsideracianes precedentes



— X —



CAPlTULO III.



\



La tntela de los gofeernantes sobre los electores en
1852 : explicacion dol regimen adoptado por la Cons-
tit ncion.



P&s



1. Genero de politicos de 1851 que subsiste en 1908. — 2. Por Rozas
en 1851 y por Urquiza en 1852. — 3. Repetici6n del case. —
4. Los gobernantes de la federaci6n de Rozas reaccionaron
contra la misma. — 5. Mandato implieito de los diputados al
Congreso Constituyente : antecedentes del Acuerdo de San
Nicole. — 6. Acuerdo de Gobernadores. — 7. Nombramiento de
diputados y autoridad que sobre ellos se reservaron los gober-
nadores en el Acuerdo. — 8. EI mandato imperativo probado
por el Acuerdo 33

CAPlTULO IV.

La tutela do los gobernantes sobre los electores en
1908: como se entiende la forma representativa
federal.

1. Documento de prueba: una carta del Ministro del Interior.—
2. Comentario fetico. — 3. Qu6 tiene que ver el federalismo. —
4. El complicado sistema de balanzas, y las pesas falsas 55

CAPlTULO V.

El federalismo argentine y los peligros de la inde-
pendeucia parlamentaria en 1852.

1. Lassesiojies de Junto en la Sala de Representantes de Buenos
Aires. — 2. Disoluci6u de la Legislatura. — 3. Origen popular
de la Legislatura disuelta.— 4. Jnioio sobre el acto de disolu-
ci6n. — 5. Explicacidn del General Urquiza. —6. Consideracio-
nes sobre la misma. — 7. Los anhelos de unidad nacional y la
desconfianza reciproca de Urquiza y los portefios. — 8. Ideas
de regimen federal en los dos bandos 67

CAPlTULO VI.
La independcncia parlamentaria on 1908.

1. La disoluci6n de la legislatura de 1852, como acto de intervenci6n
nacional, y no golpe de estado.— 2. Conflicto entre gobernado-
res y legislaturas provinciales. — 3. EI caso de Buenos Aires
en 1908. —4. La transacci6n. — 5. El deoreto del 25 de enero :
falta de sinceridad en los fundamentos. — 6. Los peligros de



— XI —

P4g.

la anarquia y de la guerra civil. —7. Inconstitucionalidad del
decreto. — 8. Supremacla del P. E. en Argentina y del Con-
greso en Estados Unidos : las complicaciones del sistema fede-
ral como causa de los conflictos 89

CAPlTULO VII.
Las Bases de Albordi y la Constitacioii de 1853.

1. Con 6 sin las Bases la Constituci6n seria federal. — 2. Intense sen-
timiento del Congreso sobre la necesidad deuna Constituci6u.
— 3. El federalismo de las Bases y de la Constituci6n, como
obra de circunstancias — 4. « La Constituci6n no debe expresar
las necesidades de ayer ni de mafiiana, sino las del dia pre-
sents ». — 5. Problemas . — 4. Buenos Aires asume la persona-
lidad de Estado del derecho internacional. -— 5. Guerra civil en
la Provincia, e intervenci6n de Urquiza. — 6. El precedente de
laley del827.— 7. Tendencias separatistas de la Provincia de
Buenos Aires. — 8. La Constituci6n provincial de 1854. —9. Ex-
posiciones de la teoria federalista. — 10. Expresi6n de senti-
mientos de la nacionalidad. — 11. La teoria federalista Norte
Americana y el federalismo crioUo. — 12. Rectificaci6n del
federalismo principista del Diputado Mitre por el Presidente
Mitre. — 13. Recrudescencia del federalismo histdrico en la
Constituci6n provincial 127



XII



CAPtTULO X.

De la secesidn de Buenos Aires a sii reiucorporaciou
en la Republica.



1. El personalismo en la politica : con y contra Urquiza. — 2. El seu-
timiento complejo de antipatia personal y de imitaci6n prin-
cipista en los politicos de Buenos Aires. —3. La Legislatura
del Estado de Buenos Aires en 1859 : discurso b61ico del Go-
bemador Alsina. — 4. Furor contra Urquiza en la Legislatura
— 5. El Gobierno de la Confederaci6n responde ft los pre-
paratlvos bfelicos del Estado de Buenos Aires. — 6. El Pactu de
Union.— 7. El General Mitre, Gobernador del Estado de Buenos
Aires en 1860 : discurso de recepciftn. — 8. Conclusion sobre
la acci6n de los Gobiernos que regian cl pais 151

CAPtTULO XI.

El federalismo teorico j la Constltucion do 1860.

1. Indicios del fedevalisrao te6rico en las primeras .sesiones de la
Convenci6n Provincial. — 2. Primeras objecioncs & la Consti-
tuci6n de 1853. — .S. Declaraciones explicitas de la influencia
de la teoria constitucional norte americana. — 4. Ilogismo del
Informe de la Comisi6n Ilevisora. — 5. Punto de partida del
derecho ptblico argentine, seglin la misma Comisi6n. — 6.
Factores feticos en la dificultad de constitnir un gobierno
argentine. — 7. Qu6 revelaria el anftlisis m&s detenido del
mismo Informe. — 8. El discui-so del doctor Vfelez Sarsfield y
la ilusi6n del federalismo. — 9. Los grandes defectos de la
Constituci6n del 53, seglin el doctor V61ez Sarsfield. — 10. La
Con8tituci6n de 1860 m4s subordinada & la teoria que la de
1853. — 11. La educaciOn politica del Norte y del Sud de Ameri-
ca, al salir del dominio colonial 175

CAPtTULO XII.

La literatnra federal! sta desde 1853 liasta li)08.

1. Los Comentarios de Sarmiento. — 2. Las tradncciones de Calvo y de
Cantilo. — .3. Las Lecciones de derecho constitucional, de
Florentino Gonzalez y su traducci6n de La libertad civil y el
ffobierno propio. — 4. El Curso de derecho constitucional. de
Estrada. — 5. El federalismo aryentino, de F. Ramos Mejia. —
6. La ensenanza de del Valle. — 7. Las Lecciones de derecho
constitucional, del Dr. Montes de Oca. - 8. El Manual de la
Constitucidn Argentina, del Dr. J. V. Gonz&lez.— 9. Constitu-
ci6n Argentina, por D. Agustln de Vcdia. — 10. Carftcter y de-
fecto comfin de la 1 itoratura federalista 199



— xni —

CAPtTULO XIII.
£1 federalismo no ha aflanzado la justieia. vig.



1 . —La teoria federalista y la organizaci6n de la justieia, segua larefor-
ma de I860. — 2. Inferioridad y peligros de la justieia provincud.
— 3. Exageraci6n federalista en la jurisprudencia de la Corte .
— 4. Absurda organizacidn judicial en la Capital. — 5 La teoria
ielaaleyes de fondov l^esde forma.— &. El federalismo en
la legislaci6n penal de la Rep4blica. — 7. Podrla establecerse la
nuidad de la jasticia. 227

CAPlTULO XIV.

El federalismo de 1853 4 1860 no cousolido la
paz interior.

1. En I85S oomo en 1908. — 2. En 185^ gnerra entre Santiago y Tacu-
min. — 3. En 1854, invasidn de C^U^res en Corrientes.— 4 En
1855, diseordias en San Juan. — 5. En 1856, La Rioja, San Jnan
y Jnjnl ; y en 1858, asesinato de Benavides. — 6. En 1860 y
1861, asesinato de los Gobernadores Yirasoro y Aberastain. —
7. En 1861, rebelidn de Buenos Aires y fin de la Confedera-
ci6B. — 8. La leyenda y la historia de los hferoes. — 9 Uosti-
lidad de Buenos Aires contra el Gobierno del Parana: las
palabras del General Mitre y los sentimientos del pueblo de
Buenos Aires. — 10. El delito politico y la gloria 241

CAPlTULO XT.
^ne trata de rarios otros que no cabeu en este libro.



Si la secesi6n de Buenos Aires, y despnte de reineorporada, el alza-
miento contra la autoridad nacional, fueron actos plausibles,
como cnmplimiento de deberes civicos. — 2. Si el estado social
de la Eepfiblica despute de Pav6n, aconsejaba insistir en el re-
gimen federal «bien entendido*. — 3. Si los miembros del Con -
greso ban fomentado las alteraciones del orden interne de la.s
Provincias, y si en esto puede verse la influencia del regimen
federal. — 4 Investigacidn sobre las inveisiones desde Chile &
Mendoza, en 1863 y en 1907. — 5. El militarisnio, eousecnencia de
la instabilidad del orden intemo. — 6. De la popularidad del Ge-
neral Penaloza en La Rioja, y de su muerte. — 7. Por qufe no se
ba realizado la moralidad electoral proclamada por el Vice
Presidente don Marcos Paz, en 1866. — 8. C6mo se cxplicariaa
las ideas revolncionarias y antirevolucionarias del General
Mitre. — 9. C6mo se explica que los que ven los nialos f rntos



X



y



— XIV —

del federalismo, siguen creyendo en el sistema. — 10. Si los
akamientos militares pueden confundirse con las revolucio-
nes. — 11. De la politica de conciliaci6n y de la politica de
« acuerdo ». — 12. Por qu6 no sirven & algunos hombres pollticos
las lecciones de la experlencia 267

CAPtTULO XVI.

1880. Fin del localismo federalista porteno.

Balance del federalismo en 1880. — 2. Tejedor, Gobernador y candi-
date. — 3. Recrudescencia del localismo porteno. — 4. Sarmien-
to, Ministro del Interior. — 5. La pasi6n portena contra el Presi-
dente Avellaneda. — 6. Contrabando de guerra del Gobierno de
Buenos Aires.— 7. Traslacibn del Gobierno Nacional & Bel-
grano, y batalla del 20 y 21 de Junio. — 8. Renuncia de Tejedor,
disoluei6n de la Legislatura y pacificaci6n de la Provincia, ven-
cida por las armas 283

CAPlTULO XVII.
Los grandes factores unitarios.

aj La capital de la Nacion Argentina on
Buenos Aires.

1. Car&cter de la oposici6n entre las Constituciones de 1853 y 1860. —
2. Tfermino de juicio para apreciar su acierto. — 3. La Capital
delaNaci6n; ideas dominantes en el Congreso de Santa Fe. —
4. Ideas dominantes sobre el mismo asunto en la Convenci6n de
Buenos Aires. — 5. La federalizaci6n provincial de Buenos Ai-
res y el localismo porteiio en 1862. — 6. Rechazo de la federaliza-
ci6n de la Provincia, y transacci6n : residencia de las autorida-
des nacionales, con jurisdicci6n por cinco anos. — 7. Primeros
beneficios de la Capital en Buenos Aires, segtin el Presidente
Mitre, en 1863. — 8. Decreto de 1867 : la ciudad, simple residen-
cia de las autoridades nacionales. — 9. Oportunidad de decidir
lacuesti6n Capital, en 1880. —10. Reorganizaci6n de la Legisla-
tura provincial y torneo oratorio sobre la cuesti6n Capital. —
11. La gran Capital como factor unitario 301

CAPlTULO XVIII.

Los grandes factores unitarios.

bj Inmigracion, ferrocarriles y obras pnblicas.

1. « El ferrocarril harfi, la unldad de la Repfiblica ». — 2. Iniciativas;de
la Presidcncia de Urquiza. — 3. Inmigraci6n y ferrocarriles
en las Presidencias de Mitre, Sarmiento y Avellaneda. —4. En
la primera Presidencia de Roca y en lade Ju&rezCelman. — 5.



— XV —

Pig.

En la fepoca contemporanea : Memoria del Ministro Orma. — 6.
Resistencia del federEilismo te6rico al fomento del bienestar in-
terior de las Provincias por acci6n del Gobiemo Kacional. — 7.
El progreso material, como factor nnitario. — 8. La raz6n del
federalismo ha desaparecido ante los 20,000 kil6metros de ferro-
earril. — 9. Equivoco sobre el unitarismo y transformaci6n de la
sociabilidad argentina. — 10. Desaparicidn del problema de la
« inteligencia argentina y el desierto » 325

CAPtTULO XIX.

Los grandes factores nuitarios.
c) La. cnltnra como obra nacional.

1. La cultura nacional y los teorizadores del federalismo. — 2. La cul-
tnra argentina y la norteamericana, al emanciparse. — 3. La
obra nnitaria de la cultura : ejemplo de la cultura en un estado
federal. — 4 La cultura general por la instrucci6n secundaria.—
5. La preocupacidn federalista en materia de instrucci6n prima-
ria : sistema de subvenciones. — 6. Resultados de la acci6n in-
directa en cuarenta y cinco anos : la ley L&inez y sns funda-
mentos. — 7. Analfabetismo y sufragio universal. — 8. El es-
crfipulo federalista limita los efectos del proyecto Liinez. —
9. Pero no impedira donar & Salta catorce edificios para escuelas.
— 10. Grave referencia sobre la aplicaci6n de la ley LAinez.—
11. La Universidad Nacional de La Plata. —12. El presupuesto
de instracci6n pttblica 341

CAPlTULO XX.

Balance de factores unitarios y federales en 1852
y en 1908.

1. El balance en 1852. — 2. Debe hacerse el de 1908. — 3. Examen de
factores federalistas de 1852 en 1908. — 4. Conclasi6n del ba-
. lance 361

CAPlTULO XXI.
Xecesidad de faTorecer la erolncion unitaria.

1. Roosevelt y las prevenciones contra el unitarismo.— 2. El federalis-
mo norteamericano y el argentine. — 3. Obsticnlos del rfegimen
federal para toda politica nacional. — 4. Necesidad de pasar de
un rfegimen iinposible d uno posible.—b. Peligro imaginario de
una reacci6n unitaria 369



— XVI —
CAPlTLLO XXII.

t'omo puede concebirse la orgaiiizacion nnltaria.



P4g-



1. Ko es este trabajo una obra de destrucci6n.— 2. Constitucidn unitaria
de 1819. —3. Constituci6n unitaria de 1826. — 4. Posibilidad de
mejor deseentralizaci6n administrativa. — 5. Ejemplo de la Ca-
pital de la Naei6n. — 6. El Gobiemo de los territorlos. — 7. Para
terrainar : la psicologia y los presi denies argentinos 383



APENDICE.

I.
La Justicia de la Capital 395

II.

La POLITICA ARGENTINA DESPUES UK LA MUEKTE DE MlTBE 439

III.

LA NACIONALIDAD AKGENTINA Y LA CONCESION DE DERECHOS

POLITICOS A LOS EXTRANJEROS 458



ERRATAS



Pi'>g 52, dice: institucioiies: Itose : instrucciones.



175, »


favorecia;


>


favoreciera.


251. »


una comisi6n ;


.


en comisi6n.


279. ■■■


con poco 6 con mucho ;


>


con pocos 6 con mnchos.


280, >


pero el jefe ;





que el jefe.


312, .


libertad clvica ;


»


libertad civil.


333, .


reportado & su dial6ctica ;


>


refntado su dial^ctica.


378, •


afectivo ;


>


efectivo.



EN LUGAR DE PROLOGO.



Me disponia a escribir uno para este libro.
Queria decir en el, que la crisis politica in-
terna de la Repiiblica Argentina tiene raices
mas profundas que las que pudieran verse
en la inteligencia y voluntad de los gober-
nantes 6 en la composicion de los parti-
dos, y que observaciones ya prolongadas
nie han inducido a atribuirla, ademas del
teinperamento y de las aptitudes persona-
les de nuestros politicos, a las siguientes
causas :

a) OrgAnicas.

I. El regimen federal dedarado en la Consti-
tticidn; declaracion utU en 1853 y en 1860; inutil
y perniciosa desde 1880.



— XX —

II. El si'Stema presidencial, 6 sea del Ejecutivo
omnipotente, solo explicable hoy por el regimen
federal.

III. El sufragio del analfabetismo, de lista y
exclmjente de la representacidn de las minorias.

IV. El gran nmnero de extranjeros de sufi-
ciente ilustracidn y conciencia civica, privados de
derechos politicos, que obtienen los analfabetos
extranjeros.

b) Morales.

I. La ausencia de examen critico de las ins-
titudones, 6 despreocupacidn de las mismas, de
que dan muestra, en general, los hmnbres politicos
y los partidos, para quienes todas las instituciones
sofn btienas.

II. La ineducadon comun de la conciencia
civica.

Para tratar de la primera de estas causas
he escrito este libro, en que he tenido que
pasar rapidamente, como a vuelo de pajaro,
sobre muchos temas que exigian mayor de-



— XXI —

tencion. ^Como hablar de todas las denias
en las pocas paginas de mi prologo?

Preocupado con este problema, revolvia
recortes impresos de algunos escritos niios,
caando di con el que agrego a continuacion
publicado en La Capital del Rosario, el 25 de
Mayo de 1906. No resolvia ciertamente la
dificultad: pero me ayudaba a eliniinarla
por el moniento . . . hablando de lo inisino.

He aqui el recorte que reemplazara al
prologo.

Rosario en la R«pnbliea Unitaria

(Publicado en La Capital del Rosario)

I. La idea unitarl\

En noviembre de 1905 entregue al publico mi
obrita « Partidos politicos unitario y federal ( En-
sayo de poKtlca) ». en la que Intento demostrar
brevemente, que los linicos partidos organicos
cuya formacion se espera en la Republica Argen-
tina, sin saberse de donde vendran, son el Unitario
y el Federal; que la iniciativa corresponde al
Unitario y que solo con el y por el se organizara
el Federal ; que todas las tentativas de partidos que



— XXII —

se separen de esta tradiciori con profundas raices
historicas, seran ilusorias y vanas, y de ese error
padecen los partidos actuales (fuera del socialista,
de otro origen y de ideas definidas) ; que los pa r-
tidos perjTianentes son indispensables en el juego
libre de las instituciones democraticas, debiendo
abandonarse toda idea de agrupaciones acciden-
tal es 6 transitorias; que ese caracter de partidos
organicos y a la vez permanentes, solo pueden te-
nerlo los que se apoyen en una disidencia funda-
mental sobre la Constitucionmisma; y por ultimo^
que hay un programa para el Partido Unitario,
bajo la Constitucion actual.

E] programa del futuro Partido Unitario esta
bosquejado en el capitulo IV, y parte de esta pro-
posicion previa: el Partido Unitario no podra pro-
ponerse el cambio imnediato de la Constitucion.
De aqui que deba haber un programa-fin, con in-
dicacion del proposito ulterior del Partido, y un
programa de la, accion inmediata a J a organizacion
del Partido.

cEl programa-fin, digo alii, debe reducirse a una
idea clara, sencilla, precisa, unica: una sola ley,
un solo gohierno, una sola justicia para toda la
Nacidn».

En el programa de accion comprendo la inter-
pretacion y aplicacion de la Constitucion actual
en ol sentido del origen Iiistorico constitucional
de nuestro pais, que es unitario: el partido enten-



— xxni —

dera que bajo la Constitucion actual la forma re-
publicana es anterior al federalismo, y debe ser
ante todo garantizada, sin sacrificarla al concepto
de las autonomias provinciales, que no es mas
que el disfraz de la arbitrariedad de los goberna-
dores ; en materia de ref ormas electorales debera
sostener la calificacion del sufragio y el voto,
calificado tambien, de los extranjeros ; en materia
de impuestos debera combatir las frecuentes leyes
provinciales que gravan las exportaciones bajo
iliversos titulos, y reducir a los gobiernos provin-
ciales a abandonar una autoridad que no da para
comer. A la vez propendera a que los poderes
nacionales extiendan, aseguren y afiancen cada
vez mas los servicios publicos en bien de todo el
pueblo de la Nacion, como de hecho lo ban prac-
ticado durante cincuenta aiios ; que dispensen cada
vez mas los beneficios de la instruccion publica
para todo el pais, retirando los subsidios que ahora
prestan y que muchas veces han tenido destinos
muy di versos de los de la educacion; retiren a
la vez a los gobiernos provinciales el apoyo de
los batallones de linea, y les impidan tener ejer-
citos propios pero ilegales.

Al lado del programa de accion, cabe el plan de
ejecucion inmediata a la organizacion del Partido
Unitario, que podra desenvolverse con la federa-
lizacion (la palabra tiene entre nosotros ima acep-
tacion consagrada) de la provincia de Buenos



— XXIV —

Aires, y la conversion en ten-itorios nacionales,
lie las provincias de La Rioja, Santiago del Estero.
Ciitamarca, San Juan, San I.uis y Jujuy, 6 por
lo menos la anexion de la primera a Cordoba, de
las dos segundas a Tucuman, de las penultimas
ji Mendoza y de la ultima a Salta.

Es esta, en resumen, la tesis del libro. No se
aiin que favor haya encontrado en el publico, ni
he pedido el dato respectivo al editor. Esta lan-
zado como una semilla que debe fructificar, y debo
esperar la germinacion, el desarrollo y el fruto.



Online LibraryRodolfo RivarolaDel régimen federativo al unitario; estudio sobre la organización política de la Argentina → online text (page 1 of 24)